jueves, 23 de noviembre de 2017

LA ΠΟΛΙΣ GRIEGA



“El ser humano es un animal político” (ζῷον πολιτικόν). Lo dijo Aristóteles (s. IV a. C.) refiriéndose a que el hombre necesita de la ciudad (πόλις) para satisfacer sus necesidades y para realizarse en su plenitud. “Político”, término tan denostado hoy en día, fue en origen un adjetivo derivado del sustantivo πόλις, la ciudad-estado en la que se desarrolló la civilización griega a lo largo de las edades Arcaica y Clásica. La traducción de “ciudad-estado” nos da ya una pista de la consideración de estas ciudades, que, al contrario de lo que sucede hoy día, no se inscribían en una organización administrativa superior, sino que eran independientes y autónomas.
En efecto, como señalamos al comenzar el curso, Grecia como tal es una creación posterior y en origen la única vinculación entre ciudades era de tipo cultural o espiritual, pues la identidad entre ciudades venía dada por la lengua griega. Solo posteriormente, con ocasión de las guerras Médicas frente a los persas (s. V a. C.) se produjeron coaliciones y la pérdida de autonomía de ciertas πόλεις en favor de dos poderes pujantes: Atenas y Esparta.
El origen de la ciudad-estado se remonta al siglo VIII a. C. y a un proceso denominado sinecismo (συν-οἰκός, “agrupación de casas”), por el que aldeas y agrupaciones menores se fueron agrupando en comunidades mayores a las que llegaron también comerciantes y artesanos.
Las características de las ciudades-estado eran las siguientes:
  • ·         Un territorio reducido cuyos dos puntos de referencia eran el ágora (“plaza pública”) y la acrópolis (“ciudad elevada”). La primera estaba dedicada a la vida administrativa, económica y civil, mientras que la segunda era el centro religioso y defensivo de la ciudad.
  • ·         Independencia económica (autarquía): la πόλις tenía que producir lo necesario para alimentar a la población.
  • ·         Independencia política (autonomía): la πόλις no estaba sometida a ninguna entidad superior, otra ciudad o poder extranjero alguno.
  • ·         Estructura social dual, formada por ciudadanos con derechos cívicos y esclavos sin derechos.
  • ·         Espíritu cívico, respeto por la ley y participación de los ciudadanos en la vida pública.
  • ·         Leyenda fundacional (e. gr.: disputa de Poseidón y Atenea por el patronazgo de Atenas).
  • ·        Culto religioso común.
La Acrópolis de Atenas

miércoles, 15 de noviembre de 2017

LATÍN I: CONTENIDOS CULTURALES PARA EL EXAMEN TEÓRICO



Historia de la lengua latina:
-         El latín como lengua indoeuropea.
-         ¿Qué es el indoeuropeo? Otros ejemplos de lenguas indoeuropeas.
-         El latín, la lengua más exitosa de la Historia
-         Fases en la historia de la lengua latina (a tener en cuenta, sobre todo, primeros testimonios epigráficos, primeros testimonios literarios, latín clásico y principales representantes, latín tardío, latín medieval)
-         ¿Cuál es la característica fundamental del latín medieval?
-         ¿Qué es el latín vulgar? fuentes para su estudio
Los orígenes legendarios de Roma:
-         El juicio de Paris y la guerra de Troya
-         La caída de Troya: Eneas
-         Los viajes de Eneas (la Eneida de Virgilio)
-         Los orígenes de Roma propiamente dichos: Rómulo y Remo
Fases en la Historia de Roma: la monarquía
-         Rómulo: el rapto de las Sabinas. La traición de Tarpeya
-         Numa Pompilio: rey pacífico organizador de la religión.
-         Tulo Hostilio: Horacios y Curiacios
-         Los Tarquinios: la violación de Lucrecia.

viernes, 10 de noviembre de 2017

VOLVER A CASA: LA ODISEA DE HOMERO



Uno de los grandes motores narrativos de la Historia de la Literatura es el del viaje. Otro es el regreso a casa. Ambos motivos se inauguran en la Literatura Occidental con la Odisea de Homero, que narra el accidentado regreso a Ítaca de Odiseo, “el héroe de muchos recursos”, tras la caída de Troya.
Frente a lo que ocurría en la Ilíada, que se caracterizaba por la unidad de tiempo y lugar, la estructura de la Odisea es bastante más sofisticada.
Los cantos I-IV suceden en Ítaca, donde Telémaco, hijo de Odiseo, se decide a buscar noticias de su padre, largos años ausente, dada la situación desesperada de su madre Penélope, acosada por los pretendientes.
Los cantos V-VIII nos presentan, por fin, a Odiseo, que parte de la isla de Calipso, donde llevaba varios años retenido. Tras una tempestad llega a las costas de los feacios, donde es hallado por Nausícaa, hija del rey Alcínoo, que lo conduce a palacio.
Los cantos IX-XII se sirven de la técnica hoy día conocida como flash-back. Odiseo narra ante los feacios las aventuras maravillosas que le sucedieron a su regreso de Troya y antes de llegar junto a Calipso: sus aventuras con el cíclope Polifemo, con la maga Circe, en el mundo de los muertos, con las sirenas, con los rebaños del Sol.
Los cantos XIII-XXIV narran de modo lineal el retorno de Odiseo a Ítaca, el reconocimiento de sus seres queridos y la venganza sobre los pretendientes.
Este es el esquema básico de la segunda gran epopeya homérica, cuyos viajes y localizaciones podéis ver plasmados en el mapa que aquí os dejo.


Como antes decía, la Odisea inicia toda una tradición narrativa y ha sido objeto, por supuesto, de múltiples reelaboraciones y homenajes a lo largo de la Historia, buena parte de ellas, cómo no, en cine y televisión. Hasta la familia mostaza más célebre que en el mundo ha sido recrea algunos de los pasajes más destacados del poema de Homero con su tocayo Homer como protagonista. Ved, ved y reíd, reíd...


LA TERCERA DECLINACIÓN GRIEGA (I)



Retomamos los entresijos de la gramática griega con la última de las declinaciones, ese cajón de sastre en el que caben sustantivos y adjetivos de variado tipo y condición: la tercera declinación. Que no os asuste la empresa, amigas mías, pues iremos desentrañando sus misterios poco a poco. Empecemos de momento por repasar cuáles son sus desinencias:


SINGULAR
PLURAL
NOMINATIVO
-ς, tema alargado
ø
-ες
VOCATIVO
-ς, tema alargado
-ες
ACUSATIVO
-α / -ν
-ας
GENITIVO
-ος
-ων
DATIVO
-σι

1. Empecemos por explicar en qué consiste ese alargamiento del tema que aparece como posible marca de nominativo. Sabéis que el tema es “lo que queda de la palabra cuando quitamos la desinencia” y que debemos aislarlo siempre a partir del genitivo. Pues bien, veremos que hay algunos tipos flexivos de la tercera declinación que marcan el caso nominativo alargando dicho tema, según los alargamientos que conocéis ya bien por el aumento temporal, es decir:
ε alarga en η
ο alarga en ω
Veámoslo con un ejemplo. Dado un tema λίμεν-, tenemos un enunciado λίμην, λιμένος. El nominativo, como podéis ver, no tiene ninguna desinencia, sino que se marca como tal alargando la del tema en -η.

2. En cuanto a la doble posibilidad que presenta el acusativo, responde al origen de la desinencia en indoeuropeo (i-e) -ya sabéis, esa lengua reconstruida que...-. En i-e la desinencia de acusativo de singular era una *-m que podía funcionar como vocal o consonante según el contexto. El griego perdió esa posibilidad, de tal manera que cuando la desinencia iba precedida de consonante, se convirtió en una -α (φλέβ-α); cuando iba precedida de vocal, se convirtió en una -ν (πόλι-ν).
El resto, amigos míos, es historia conocida. Estudiad las desinencias, añadidlas al tema aislado a partir del genitivo y ¡estaréis declinando de nuevo! Hay, eso sí, algunos tipos que presentan peculiaridades. Los primeros que veremos serán los temas en oclusiva, sobre los que podéis leer en la próxima entrada.
¡A declinar!

CON TODOS VOSOTROS, LA TERCERA DECLINACIÓN



Salvete omnes, discipuli! Retomamos la actividad y lo hacemos estrenando declinación, un tanto más compleja, es cierto, pero también más interesante. Hablamos, por supuesto, de la tercera declinación, cuyas desinencias os dejo a continuación:


SINGULAR
PLURAL
NOMINATIVO
-s / ø
- ø
-es
-a
VOCATIVO
-s / ø
-es
ACUSATIVO
-em
-es
GENITIVO
-is
-um
DATIVO
-i
-ibus
ABLATIVO
-e
-ibus

Estas son, al menos, las desinencias de los imparisílabos, ya sabéis, aquellas palabras con distinto número de sílabas entre el nominativo y el genitivo (e. gr. dux, ducis; consul, consulis). Más adelante nos ocuparemos de los parisílabos, con mismo número de sílabas en nominativo y genitivo (e. gr. ovis, ovis). Lo que me interesa hoy, además de que os estudiéis las desinencias, por supuesto, es que apreciéis la importancia de aislar el tema a partir del genitivo, sobre la que tanto llevo insistiendo desde principio de curso.

Tomemos como ejemplo un tema en gutural sonora como reg- (podéis y debéis repasar el sistema fónico del latín aquí). Tal y como se aprecia en el cuadro, su nominativo es rex, donde la “x” resulta de añadir la desinencia de nominativo -s al tema. La gutural sonora sigue ahí, pero oculta, disfrazada en forma de “x”. En cambio, se aprecia a la perfección en el genitivo (reg-is) y dado que, como estudiantes de latín que sois, os asiste el derecho a tener el enunciado de toda palabra, siempre tendréis el genitivo y, en consecuencia, podréis aislar el tema sin problema.


SINGULAR
PLURAL
NOMINATIVO
rex (reg-s)
reges
VOCATIVO
rex
reges
ACUSATIVO
regem
reges
GENITIVO
regis
regum
DATIVO
regi
regibus
ABLATIVO
rege
regibus

Otro ejemplo interesante es el de los temas en dental. Dado un tema en dental sorda como libertat-, tenemos un genitivo singular libertat-is, donde la dental se mantiene sin problemas. Sin embargo, si acudimos al nominativo, apreciamos cómo la dental ha desaparecido al entrar en contacto con la -s.



SINGULAR
PLURAL
NOMINATIVO
libertas (*libertat-s)
libertates
VOCATIVO
libertas
libertates
ACUSATIVO
libertatem
libertates
GENITIVO
libertatis
libertatum
DATIVO
libertati
libertatibus
ABLATIVO
libertate
libertatibus

¿A que no es tan difícil? A partir de ahora, por supuesto, la tercera declinación será una habitual en frases y textos, así que, ya sabéis, estudiad, estudiad. Aquí os dejo una pequeña curiosidad, ese himno a la tercera declinación. ¡A cantar!